Última actualización :
2001-08-06

e-mail del Capítulo



Crónica
earth

Crónica del Capítulo General

bleu line

3 de agosto

Agustín Kazotic, primer dominico beato de Croacia

Las celebraciones de hoy están a cargo de provincias de Austria, Croacia y vicariato de Hungría. El provincial de Croacia, en la introducción de la misa, nos dijo que Agustín es el primer dominico beatificado en Croacia. Este año están celebrando los 300 años de su beatificación. Agustín Kazotic (1260-1323) dedicó su vida a la formación de colegios, a la búsqueda de soluciones contra los conflictos eclesiales, fue un famoso pacificador y trabajador por los derechos humanos, además de preocupado por los pobres de la sociedad. También fue autor de algunos estudios teológicos. Obispo de Zagreb y de Lucera (Italia). Se dedicó con energía a promover el bien común, la salud pública de todo el pueblo de Zagreb, atendió en especial a las necesidades y las vidas del clero bajo y los fieles de su diócesis, su opción por los pobres le condujo al destierro en Francia. Agustín no es sólo un monumento del pasado sino también un monumento de nuestro futuro. Seamos protectores de los marginados, pacificadores y teólogos. Presidió el definidor de Austria y predicó Fr. Richard Schenk. Una homilía al estilo escolástico, como si fuese un artículo de la Suma de Santo Tomás: "Si es lícito que el beato Agustín Kazotic sea venerado en la Orden dominicana como patrono del diálogo interreligioso o no", con objeciones, "sed contra" y respuestas a las objeciones, como en los tiempos del beato. Se cantó algo en alemán y apareció un nuevo director de coro.

La mañana empezó bien con la rápida aprobación del prólogo de la comisión de vida común. Son dos comisiones en una, sobre la contemplación una, la otra sobre la vida común.

Siguió el documento sobre los hermanos cooperadores. Desde el principio se vieron dos opiniones ideológicas distintas. Para algunos, los hermanos cooperadores merecen más, no se ha querido entrar en el problema auténtico de una cierta discriminación hacia ellos. Otros opinan que hay que reconocer las diferencias, sabiendo que todos somos iguales, con la misma dignidad que nos da la misma profesión solemne, pero con tareas distintas. Presentada así con crudeza la cuestión, el diálogo adquirió un calor especial. Alguno propuso que se constituyera una comisión para abordar la identidad del hermano cooperador, o no clérigo, o no ordenado. A falta sólo de nueve minutos para el fin del trabajo matinal, se interrumpe la sesión y se aprueba escuchar a los hermanos cooperadores presentes, que hacen la labor de traductores e intérpretes. Estos hermanos cooperadores ya fueron invitados a hablar en la comisión y con sus opiniones se ha contado para elaborar el texto. Pero comparecerán ante toda la asamblea.

Por la tarde se trataron algunos "flecos" del documento sobre la vida intelectual. ¿Qué lenguas hay que estudiar para nuestra comunicación? Había una lucha entre Caleruega (todos inglés y los ingleses español o francés) y Bolonia (todos cualquiera de las lenguas oficiales; si una de ellas es la materna, cualquiera de las otras dos). Venció Bolonia. Por tanto no necesariamente todos deben saber el inglés. Con los últimos agradecimientos del texto terminó este buen documento de la vida intelectual.

Declaraciones. Como cualquier asamblea o congreso importante, la comisión de los desafíos de nuestra misión ha preparado tres declaraciones: 1) contra la pena de muerte; 2) contra las sanciones económicas, en concreto el embargo a Irak y Cuba, a causa de sus consecuencias en la población civil; 3) contra el encarecimiento de los productos farmacéuticos para combatir el SIDA.

Algunos quisieron ampliar la primera declaración a todo ataque contra la vida humana (aborto, eutanasia, manipulaciones genéticas…). La comisión no lo aceptó. Cuando hacemos esta declaración ya han hablado las autoridades de la Iglesia a favor de su abolición. Se termina por fin el diálogo, se hacen algunas correcciones y se aprueba con una mayoría casi absoluta.

En la segunda declaración se precisa que el embargo no ha conseguido la libertad y la democracia, sólo ha logrado la miseria en la población civil. Algunos se preguntan si con esta declaración se está dando la razón a regímenes dictatoriales, tiránicos...etc., y si convenía decir algo sobre ellos. Otro va por la línea ética y dice que se declare que el embargo es intrínsecamente perverso, porque trae consecuencias graves contra los inocentes. La asamblea no está en plan radical, y rechaza ambas propuestas. Se aprueba la segunda declaración también por gran mayoría.

Los medicamentos. La pandemia de SIDA se extiende en proporciones terribles, sobre todo por África. De 34, millones de enfermos, 24,5 están en África. Hay medicamentos para combatirla, pero no al alcance de los pobres. Se pide que las empresas farmacéuticas abaraten los productos. Se propuso una enmienda: no consta en el texto que una política clara de defensa de la familia y una real educación del verdadero sentido de la sexualidad puede ayudar a solucionar el problema. La enmienda no gustaba a la comisión, que hablaba de enfermos, no de los que puedan enfermar, pero se aprueba. En la declaración habrá un detalle ético.

Y así terminó el día. El Maestro felicitó a todos por la altura y la sinceridad de los debates, dentro de la diversidad de opiniones.

El provincial de Austria presidió las vísperas. Se cantó algo en alemán, se hicieron preces en croata y húngaro. Se empezó con un himno al beato cuya fiesta se celebraba.

Reconocimiento

Hay un personaje esencial en el capítulo, el secretario general, Fr. George Schommer. Interviene en público nada más que lo preciso. Su cara manifiesta calma, esbozando siempre una sonrisa. Parece que hace poco y sobre sus espaldas está, sin embargo, el peso del capítulo. Sabe trabajar mucho y bien y hacerlo en la sombra. ¡Gracias, George! puce

 

Design & management : Fr. Yves Bériault, o.p.