Última actualización :
2001-07-23

e-mail del Capítulo



Documentos
earth

Bienvenida a Carlos de Timothy

Fr. Timothy Radcliffe, O.P.

Previous document Next document    bleu line

Quisiera compartir con ustedes la alegría que siento por la elección de Fray Carlos Azpiroz Costa, hermano y amigo mío, como Maestro de la Orden. Cuando yo fui elegido, Damián, el anterior Maestro, bromeó diciendo que le era difícil a un irlandés anunciar la elección de un inglés. ¡Pero esta vez un inglés tiene que anunciar la elección de un Argentino!

Cuando llegué a Santa Sabina hace nueve años, después de ser elegido en el Capítulo en México, fue Carlos quien me acogió y acompañó a mi habitación. En aquellos días estaba terminando su doctorado en Derecho Canónico en el Angelicum, pero tuvo tiempo para prepararme la habitación y decorarla. Ahora la habitación será suya. Preparó una barbacoa para toda la comunidad e hizo que me sintiera acogido y como en casa. Poco después regresó a Argentina para ser Prior del noviciado en Mar del Plata. Todos lo echamos de menos. Cinco años después regresó a Roma para ser Procurador General.

Carlos es, ante todo, un hermano alegre. Debió aprender su sentido profundo de fraternidad en casa, con su familia. Es el octavo de catorce hijos. Es inmensamente sensible a los sentimientos de cada miembro de la comunidad (¡lo cual muchas veces no es fácil!). Su sentido del humor convierte las reuniones en celebraciones. Es un excelente imitador, tanto de animales como de personas (¡sobre todo del anterior Maestro de la Orden!). Esto ha sido de mucha ayuda en el Consejo General, e incluso en el Capítulo General de Bolonia, al permitir que se superaran tensiones en la discusión de temas difíciles. Cuando nos ponemos demasiado serios, ¡se diría que algun perrito u oveja ha entrado en la sala!

Es, como verán, un predicador admirable. Cuando predica, es capaz de involucrarnos a todos. Recuerdo que, justo antes de salir de Santa Sabina para Providence, un grupo de monjas benedictinas asistió a una misa presidida por Carlos. Fue capaz de implicarlas espontáneamente en su homilía y les hizo sentirse como en casa.

Logré conocer su comprensión profunda del gobierno dominicano cuando era Procurador General. Tiene formación de abogado civil y canónico, pero para él el fin de la ley no es controlarnos, sino asegurar nuestra libertad y dignidad.. Entiende, por encima de todo, que la Regla y las Constituciones de la Orden se encuentran al servicio de la vida y misión dominicana. A mí Carlos me ha ayudado a ver cómo en ellas se encarna una espiritualidad dominicana de responsabilidad y libertad. Comprende nuestra democracía no sólo porque la ha estudiado -su tesis doctoral versó sobre la evolución de los capítulos provinciales-, sino también porque siente respeto por cada hermano y por todos niveles de gobierno.

Una de las tareas centrales para un Maestro es cuidar la unidad de la Orden. Carlos será capaz de ello, porque es un hombre que trasciende toda ideología. Tiene la apertura intelectual y la imaginación necesarias para comprender las opiniones, los miedos y las esperanzas de los otros, pero sabe conducirlos a un espacio más grande, más allá de la dicotomía.

Como Procurador General le ha tocado examinar todas las peticiones de dispensa de la Orden y todos los casos de aquellos que han dejado el sacerdocio. Eso puede resultar una tarea inmensamente dolorosa. No obstante, yo he visto cómo lo ha hecho con una compasión inmensa hacia todos los hermanos, intentando comprender en profundidad el curso de los acontecimientos que les ha llevado a tal situación. Tiene la compasión de Domingo.

Quizás estas palabras están comenzando a parecerse demasiado a un testimonio en una causa de canonización, pero es necesario estar muerto para poder ser canonizado. Por el contrario, como podrán descubrir, Carlos está lleno de vida. Estoy seguro de que llegarán a amarlo tanto como yo. Sean buenos con él, ¡y recuerden que alguna vez necesitará descansar! puce

 

Design & management : Fr. Yves Bériault, o.p.