Última actualización :
2001-07-28

e-mail del Capítulo



Documentos
earth

Entrevista con el Reverendo Padre Peter Lobo, O.P.

realizada por Mark Hoo, O.P.

Previous document Next document    bleu line

Providence (RI), 12 julio 2001


¿Puede usted hablarnos un poco sobre su historia personal?

Nací en Bombay en febrero de 1946. Conocí la Orden a través de los frailes dominicos que regían y administraban el Seminario de San Carlos, en Nagpur, donde yo estudiaba para ser sacerdote de esa archidiócesis. Ingresé en la Orden dominicana en 1969, tras acabar mi primer año de estudios teológicos. Entré en la Orden porque me sentía atraído por la vida de los dominicos que trabajaban en el Seminario y por el objetivo para el cual la Orden había sido fundada, es decir, la predicación para la salvación de los demás. Desde que entré a la Orden he tenido las responsabilidades de maestro de novicios, viceprovincial, presidente de la Conferencia Nacional de Superiores Mayores de la India, Regente de Estudios, y Rector del Seminario de San Carlos, que actualmente cuenta con 333 estudiantes pertenecientes a 45 diócesis y 14 congregaciones religiosas.


¿Cuándo llegaron los dominicos a la India y cuándo el Vicariato se convirtió en Provincia?

El primer dominico que llegó a la India fue Niccolo de Pistoia en 1291. Iba camino de China junto con algunos compañeros franciscanos. Éstos le pidieron que se quedara en Mylapore, en el sur de la India, donde trabajó hasta su muerte, acaecida poco después de que los franciscanos marcharan a China. El siguiente dominico en llegar a la India fue Jordán de Severac (Catalani), que en 1328 vino desde Tabriz (Persia) a Thana, cerca de Bombay, acompañado por cuatro religiosos franciscanos. Éstos fueron martirizados por los moros y Jordán se quedó solo para llevar a cabo la misión de evangelizar a lo largo de toda la costa occidental de la India. En 1330 el papa Juan XXII, desde Avignon, le nombró primer obispo de rito latino de Quilon, en el sur de India. Jordán trabajó durante algunos años con gran éxito e hizo una ferviente llamada a sus hermanos de Tabriz para que vinieran a ayudarle en su tarea de evangelización de la India. Su Mirabilia Descripta es importante; ha sido estudiado y publicado en francés y en inglés. En esa obra muestra tanto su celo por el evangelio como un agudo sentido de observación de la naturaleza y de las costumbres de la gente. Se unieron a Jordán cuatro dominicos de Tabriz, pero no sabemos nada acerca de los lugares en que llevaron a cabo su trabajo de misión.

Los siguientes dominicos en llegar a la India fueron los portugueses. Lo hicieron a principios del siglo XVI, después la llegada de Vasco de Gama en 1498. Se establecieron en Goa, donde, con el paso del tiempo, fundaron parroquias, centros misioneros y también el famoso colegio de Santo Tomás de Aquino, que era semejante a la universidad de Santo Tomás de Manila. Los dominicos de Goa crecieron considerablemente en número y enviaron misioneros a Mozambique, Sri Lanka, Tailandia, Malasia, Indonesia e incluso China. Al menos tres de ellos recibieron el nombramiento de patriarca de las Indias, con lo cual tuvieron jurisdicción sobre un territorio que se extendía desde la costa occidental de África hasta Japón. También hubo obispos dominicos en las diócesis de Cochin y de Quilon. Sin embargo, la presencia dominicana llegó repentinamente a su fin en 1835, cuando Joaquim Antonio de Aguiar suspendió todas las órdenes religiosas en Portugal y las expulsó de los territorios portugueses.

La presencia dominicana durante la época portuguesa tuvo sus luces y sus sombras. Mientras que algunos dominicos fueron patriarcas de las Indias, otros fueron rígidos inquisidores. Tuvo también que pasar mucho tiempo para que la Orden aceptara mestizos y aún más para que aceptara indios. Se conocen cartas enviadas a Propaganda Fide en las que se expresan quejas sobre la lentitud de la Orden para aceptar indios en su seno.

Los dominicos llegaron de nuevo a la India en 1959. Fueron invitados por el arzobispo Eugene D'Souza, quien consiguió que los dominicos irlandeses vinieran a Nagpur para hacerse cargo del Seminario de San Carlos. El Vicariato indio de la Provincia de Irlanda se constituyó como Viceprovincia independiente en 1987 y fue elevado a la categoría de Provincia en 1998.


¿Cuántos miembros tiene actualmente la Provincia dominicana de la India? ¿Dónde se encuentran? ¿En qué consisten algunos de sus actuales ministerios?

La Provincia de la India tiene 60 sacerdotes, 32 estudiantes profesos y más de 100 prenovicios. Tiene 9 fundaciones, 5 de las cuales son conventos. Tiene 3 comunidades de postulantes en Mangalore, Jabalpur y Pachmarhi. El noviciado se encuentra en Goa y el estudiantado está en Nagpur. Los estudiantes acuden al Seminario de San Carlos, que está regido y administrado por los dominicos. Unos quince frailes dominicos enseñan en el Seminario de San Carlos. Junto a ese ministerio, otros frailes de la Provincia se dedican a dar retiros, trabajan en tareas de justicia social, en el ministerio parroquial y en el diálogo interreligioso.


En su opinión, ¿qué contribución puede ofrecer su Provincia a la Iglesia y a la sociedad de la India? ¿Existen actualmente proyectos por parte de la Provincia para el diálogo con el Hinduismo o con el Islam? ¿Hay proyectos para animar las relaciones entre las comunidades cristianas y las principales comunidades religiosas de la India, así como para asegurar la libertad religiosa de las comunidades cristianas respecto del gobierno, tanto en el nivel local como en el nacional?

Hay algunos frailes preparados para el diálogo interreligioso. Sin embargo, nuestra Provincia todavía no ha comenzado este ministerio de manera efectiva, debido en gran parte a que aquellos que fueron preparados para él están absorbidos por la formación en el Seminario. Nuestra esperanza y nuestro sueño es que algún día no lejano la Orden sea capaz de fundar una comunidad en Varanasi, ciudad santa y corazón del Hinduismo, una comunidad que pueda colaborar con otras comunidades cristianas comprometidas en el diálogo interreligioso. El bien conocido provincial inglés, Bede Jarrett, pensó, cuando visitó Varanasi, que sería ideal para la Orden fundar allí una comunidad que pudiera establecer una más estrecha relación con el Hinduismo.

Parece que la Orden en general tiene aún que reconocer el gran reto del diálogo interreligioso, planteado en las dos terceras partes del mundo. Asia sería el mejor lugar para que la Orden aceptara ese reto. En la región de Asia-Pacífico hay una gran esperanza de que en este Capítulo la Orden haga un esfuerzo valiente para considerar el diálogo interreligioso como una de sus prioridades importantes.

En lo referente a la animación de las relaciones con otras confesiones cristianas, la Provincia de la India no ha hecho mucho, porque aún no tenemos ningún fraile especialmente preparado en el campo del ecumenismo.

En tiempos recientes ha habido un resurgir del fundamentalismo hindú. Esto se ha debido en gran parte al hecho de que los partidos políticos y otros intereses adquiridos han abusado de la religión para conseguir sus propios objetivos. El Hinduismo es, en sí mismo, un modo de vida muy tolerante. La reciente violencia contra los cristianos, aunque haya sido infligida en nombre de la religión, no tiene motivos tanto religiosos cuanto sociales. La concienciación respecto de sus derechos por parte de los pobres, que ha sido llevada a cabo por organizaciones de la Iglesia, ha minado el poder de los intereses adquiridos, y han reaccionado con un ataque a personas y propiedades de la Iglesia.


¿Qué tal las vocaciones? ¿Cuántas personas tienen en el estudiantado y en el noviciado? ¿Cuáles son los factores que actualmente permiten atraer vocaciones hacia la Orden en la India? ¿Cómo ve usted la contribución futura de esos jóvenes a toda la Orden y a la Iglesia (es decir, en relación con los proyectos y tareas que puedan animar en un futuro próximo)?

Tenemos 32 estudiantes y más de 100 postulantes. Este año no tenemos ningún novicio a causa de los cambios en nuestro plan de formación. La filosofía se hace durante el prenoviciado, por lo cual tendremos el próximo grupo de novicios durante el año que viene.

Los jóvenes vienen a la Orden a través de la promoción vocacional que llevan a cabo algunos frailes nombrados especialmente para este ministerio.

La Provincia de la India necesita dedicarse a los ministerios tanto de la evangelización inicial y del diálogo interreligioso como al fortalecimiento de la fe de las comunidades cristianas. Nuestra contribución a la Iglesia de la India debería ser nuestro don de la predicación en sus diversas formas, trabajando para apoyar a los pobres a través del ministerio de la justicia y de la paz, así como preparando a los jóvenes para el sacerdocio. Junto a esto, la contribución más específica que podemos hacer a la Iglesia de la India y a toda la Orden es el ministerio del diálogo interreligioso y del diálogo intercultural.

¿Cuál es su percepción de la Orden en la India para los próximos 20 años?

La Orden tiene un gran futuro en la India. Es joven y está llena de vida. En los próximos 20 años nuestro número se habrá más que duplicado. Además de estar en los lugares tradicionales de predicación, la Orden necesita embarcarse en los nuevos ministerios que las necesidades de la región le vayan planteando. Además, la Provincia de la India necesita ir más allá de las fronteras de la India para servir a la Iglesia universal allí donde la Orden está siendo más solicitada. puce

 

Design & management : Fr. Yves Bériault, o.p.